Bharat Sriraman  está convencido que la Matemática es mucho más que números. Rompe toda definición al relacionarla más con el arte que con una ciencia. Su espíritu aventurero que lo llevó a navegar a lo largo de tres años como marino mercante, tal vez explica de porque no adhiere a conceptos que tengan que  ver con los límites, fronteras, ni marcos restrictivos y menos si se trata de definir a la Matemática.

El doctor Bharat Sriraman investiga en el Departamento de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Montana (Estados Unidos). Se especializa en temas vinculados con la Filosofía de la Educación Matemática, Teorías del aprendizaje, Fundamentos para la investigación en Educación Matemática y La resolución de problemas en el Siglo XXI. Desde ese centro ha realizado una intensa actividad académica que lo llevó a dar conferencias en más de 23 países.

En estos días visitó la Universidad Nacional del Nordeste para dictar un posgrado sobre “Teorías de educación matemática” que estuvo destinado principalmente a docentes de las Facultades de Ciencias Exactas y la de Ingeniería.

En la entrevista concedida a la Revista CyT focalizó la charla en la pedagogía de la enseñanza de la Matemática, en la que considera se están produciendo lentos cambios que la alejan del método abstracto que no hace más que generar tedio y dificultad en el aprendizaje.

Su relato académico va acompañado de sus anécdotas personales que cumplen bien la función de dar forma a sus definiciones. Como aquella que refiriéndose a métodos pedagógicos arcaicos narró la experiencia personal que tuvo que sufrir en su infancia en en Bangalore, India: “asistía a un Colegio de Padres Jesuitas y recuerdo que aprendiendo las tablas de multiplicar, ante cada error cometido en las relaciones, recibíamos un reglazo en las manos”. Así y todo, su pasión por las Matemáticas fue creciendo de a poco.

Su inserción en temas pedagógicos, tal vez tenga su origen en experiencias que tuvo de chico, pero no se anima a afirmarlo. Lo que sí está seguro es que afortunadamente hay cambios positivos en la enseñanza de la Matemática. “Se está dejando de lado hacer hincapié en las reglas para dar paso al aprendizaje por analogía y conjeturas, a partir de determinados problemas”. “En general se intenta estimular para que los alumnos sean capaces de fabricar hipótesis”.

 

Arte. Este escenario descontracturado que formula Bharat Sriraman  para el proceso de enseñanza-aprendizaje está en línea con el paralelismo que ve en la Matemática con el Arte. “La veo más conceptualmente como un arte que como una ciencia. Porque el arte no tiene reglas, ni marcos restrictivos, sin embargo la ciencia sí. Si uno hace matemática de manera artística es libre, ahora si lo hacemos de manera científica estamos restringidos a determinadas reglas; teorías y axiomas”.

Para Sriraman el modelo ideal para enseñar Matemática es el siguiente: clases con no más de 15 estudiantes, un programa de estudio acotado de manera tal de que puedan aprender progresiva y profundamente determinados temas centrales. También considera como importante para el proceso de enseñanza, aislar momentáneamente a los jóvenes de las que califica como “interferencias”: exceso de computadoras, TV; teléfonos móviles. Apuesta por una mejor comunicación y  por volver a utilizar elementos como la regla y el compás. “Haría hincapié en la geometría y en los elementos clásicos como la recta y el círculo, que están presentes en todas las construcciones. Sería un ejemplo más para decir a los jóvenes, mira a tu alrededor, estás rodeado por Matemática pura”.

 

Paradigmas. “La Tecnología, en particular el acceso a las formas dinámicas de la visualización de las matemáticas impactó en gran medida el estudio de las matemáticas”, señaló Sriraman al referirse a los nuevos paradigmas del estudio de esta ciencia.

“Por ejemplo, podemos modificar los axiomas originales de Euclides con las herramientas tecnológicas. De esa manera podemos transformar la geometría dentro de un medio digital, y descubrir nuevos resultados, propiedades invariantes de la geometría plana”.

“Esto antes no era posible, sin la posesión de una excepcional imaginación”, expresó Sriraman.

 

 

Enseñanza. Aprender Matemática por lo general es una experiencia traumática desde los primeros años. Es posible modificar este proceso-según Sriraman- siguiendo algunos tips que bien pueden ponerse en práctica:

-Hacer que el ambiente de la clase sea “abierto” para que los estudiantes se sientan cómodos y predisupuestos a formular preguntas al maestro.

-Darle libertad a los estudiantes a realizar cualquier tipo de conjeturas.

-La humildad del maestro ante la clase es muy importante. De esa manera transmite que no lo saben todo y actúan al mismo tiempo como alumnos.

-Transmitir entusiasmo por la belleza y el poder de las matemáticas.

 

 

 

Juan Monzón Gramajo